Skip to content Skip to footer

Virgencita de Torreciudad, desde ahora te encomiendo la salud de mi esposa y te pido que intercedas para que salga muy bien de la cirugía que le van a practicar y que tú sabes que a mí me pone muy nervioso. Por favor, no la desampares ni un segundo.