Skip to content Skip to footer

Muchas gracias a ti, Madre mía, y a tu castísimo esposo San José por todo lo que nos ayudáis en el día a día a superar todas las pruebas e incomodidades: es una bonita manera de pensar cada día más en la Sagrada Familia. Gracias os sean dadas.