Skip to content Skip to footer

Mil gracias te doy, pero sigue ayudándome. Gracias porque hasta ahora mi vida sigue casi normal. A mi ayúdame, dame dinero para pagar las deudas inmediatas y muchas otras cosas que necesito pagar. Consígueme que pueda empezar a trabajar, entregándome al mismo, y a los demás hermanos, haciéndoles a todos muy felices. Por favor, mil gracias por todo, pero no te olvides de lo demás. Te quiero. Un fuerte beso.