Skip to content Skip to footer

Madre mía, te pido por el PJE, que cada día santifique más su sacerdocio. Sea un sacerdote dedicado al sacramento de la confesión para que glorifique al PADRE, sanando almas y alejándolas del pecado. Que cada día en la celebración de la Eucaristía de ejemplo de amor a Ella a todos sus feligreses. Dale Madre querida, tu amor, tu fortaleza, tu fe, tu obediencia, tu humildad, que siempre seas su ejemplo en el amor a tu Hijo Jesús. Protégelo siempre, con tu Manto del ataque del diablo.