Skip to content Skip to footer

Señora y Madre mía, ayúdame en las grandes dificultades económicas que tenemos que afrontar, que escuche la voluntad del Señor en todos los aconteceres y que tenga fuerza, aunque sea a desgana, para cumplirlo.