Skip to content Skip to footer

Virgencita, Tú que sabes todo lo que nos está pasando y que yo ya no sé que hacer, por favor, ayúdanos una vez más y guíanos para que veamos la luz del final de este camino ya tan cansado.
Madre mía, abrázame que necesito más que nunca tu consuelo divino.