Skip to content Skip to footer

Virgen Santa, quiero darte las gracias por tu infinita bondad al haber intercedido por mi madre, que tuvo un infarto el 6 de octubre y a San Josemaria a quien encomendamos su salud. Ahora ya está bien y fuera de peligro; los médicos no lo pueden creer porque ella tiene 88 años y su recuperación fue muy rápida.