Skip to content Skip to footer

Señora mía, cómo te pido por intercesión de San Josemaría, la unión de los diocesanos de mi país, ya que en general, ellos eran su preocupación.
Te pido con mucha humildad cambies a quien solo Tú y mi Padre saben, el corazón de piedra con quien sufre una cruel injusticia.
Tu sabes que te ofrezco a diario mi vida por estos sacerdotes que sufren, dales la fortaleza necesaria y aleja de mi Iglesia chilena al diablo que perjudica tanto a los sacerdotes de Doctrina con la teología de la liberación y el relativismo.
Permite que mi Iglesia sea una como Cristo lo pide en la Oración Sacerdotal, oración que debiera ser meditada especialmente por los sacerdotes, para que sean uno y no se alegren con la injusticia.
Madre mía ofrécele mi voluntad a mi Padre y que yo ame Su Santísima Voluntad por el bien de mi Iglesia y el Santo Padre.