Skip to content Skip to footer

Madre mía, te doy las gracias por el milagro que obraste el sábado en la explanada. Despues de 15 años de oraciones, mi padre se confesó tras 35 años. Ayer domingo,recibió la Comunión en la Catedral de Barbastro y al finalizar la misa me dijo: » Estoy muy a gusto». Organizar este viaje con mi padre en silla de ruedas, mi madre con gastrointeritis, dos nenes de 2 años y 10 meses, un coche de alquiler para entrar todos, me hizo ponerme nerviosa con tantas cosas… Gracias por escuchar mis oraciones, ahora no hago más que darte gracias y pensar en la fiesta tan grande que hay en el Cielo por la vuelta de mi padre. Que él sienta tu amor, protección y ayuda en la enfermedad y que, sobre todo, se mantenga muy unido a ti hasta el encuentro definitivo.
¡Gracias Madre! Sigue escuchando mis oraciones, obra el milagro de que mi madre también acuda al Sacramento de la Confesión y cuida del País Vasco que tanto necesita de tí.
¡¡¡GRACIAS!!!