Skip to content Skip to footer

Madre, mañana es el aniversario de tu nacimiento: ¡felicidades! Me pongo en tus manos, y te pido que cada instante de mi vida sea un nuevo nacimiento para mí, que sea un volver constante a Tu Hijo: que me enamore cada día más de Él. Que sepa responderle «Sí» generosamente a lo que me pida. Y que no dude si me pide ser Opus Dei.