Skip to content Skip to footer

¡Madre mía! Desde la distancia, te pido que vuelvas tu rostro sobre mi familia, que la protejas, que le permitas tener estabilidad laboral, y sobre todo, que sean buenos cristianos y devotos tuyos. Que tu protección le evite enfermedades. Madre mía, protégenos.