Skip to content Skip to footer

Madre querida, te pido la conversión de los que tanto daño le están haciendo a la Iglesia de mi país. Te ruego le pidas al Padre su Amor Misericordioso y que el Señor derrame sobre ellos Su Santo Espíritu, cambiando sus corazones llenos de resentimientos, venganzas y odios, por corazones generosos y sepan amar la Iglesia Católica, Apostólica, Romana. Te pido especialmente por el Santo Padre, dale mucha fortaleza en estos momentos tan duros para la Santa Iglesia. Tú sabes que me entrego absolutamente en las Manos de mi Padre, por el bien de la Iglesia.