Skip to content Skip to footer

Madre mía, te estoy viendo en internet y se me saltan las lágrimas recordando las veces que he ido a verte. Te pido de todo corazón que pueda ir a verte pronto, y si es posible con Pili, porque todos los problemas se hayan solucionado. Consígueme el poder trabajar. Te lo pido especialmente en nombre de tu hijo san Josemaría Escrivá, a quien tú curaste cuando era muy pequeño. Mil gracias por todo. Te quiero.