Skip to content Skip to footer

Señora mía, salva la Iglesia de mi país de las ovejas disfrazadas, que está haciendo tanto daño, solo DIOS sabe quien es. Está haciendo sufrir a tantos sacerdotes tradicionales. Te lo ruego Madre mía, tú sabes mi ofrenda por ellos, para gloria de mi Padre quiero salvar mi Iglesia ya que han bajado tanto los católicos desde los años 70, que se acabó la catequesis y la gente vive una ignorancia religiosa.
«MADRE DE LOS SACERDOTES» protege con tu manto a los que tu sabes, de las garras del diablo que los está atacando. Tú sabes, como en las Bodas de Caná, pedirle a Tu Hijo.