Skip to content Skip to footer

Queridísima Madre: ¡Que ganas de verte! Pero qué complicado es… Te pido, por favor, que se solucione para bien el tema de mi trabajo, por la operación. Lo dejo en tus manos y me abandono en tus brazos. Te quiero muchísimo, ¡ya lo sabes! Tu hija que tanto te quiere.