Skip to content Skip to footer

Madre querida, te pido por mi país, en el que cada día reina más la cultura del relativismo, reinando un gran vacío en el corazón de muchos chilenos. Ayúdanos en la catequesis para que exista un encuentro con Cristo y éste sea un país de fe. Me entrego y abandono totalmente en las Manos de Dios para que en mí se haga Su Santísima Voluntad, por la unidad de mi Iglesia y que sea verdaderamente, católica, apostólica y romana. Te pido mucho también por nuestro Santo Padre, que Nuestro Padre del Cielo le conceda muchos años más para que siga la bendita labor apostólica que está realizando.