Skip to content Skip to footer

Ponemos todos los medios humanos a nuestro alcance, Tú lo sabes. Y ¡cuánta gente está rezando por ella! Solo del Cielo puede venir la ayuda para que vuelva los pasos de nuevo junto al Señor y que deje ese camino y esas amistades que la están alejando de Él. ¡Cuidala Tú, Madre, y bendícela para que sea fiel y no deje el camino hacia el Cielo! Es mi hija, pero desde el primer instante de su existencia fue solo para Ti. No la dejes nunca, no nos dejes de tu mano.