Skip to content Skip to footer

Madre mía, te ruego me perdones todos los errores que he cometido en la vida. Ahora te pido desesperada que me ayudes a salir de este pozo. Tengo una familia a la que adoro, y necesito fuerzas para sacarla adelante. No quiero fallar, ¡los quiero tanto! Es por eso que te pido, por favor, que nos mires, comprendas y nos ayudes. Rezaré todos los días de mi vida para estar siempre cerca de ti y de tu Hijo. Gracias, y si logramos solucionar nuestros problemas económicos, iremos a verte, prometido.