Skip to content Skip to footer

Bendita Madre nuestra: a tus pies acudo para implorarte por nuestra diócesis de Bilbao. Te encomiendo la fundación de un monasterio benedictino de antigua observancia entre nosotros que sirva de levadura en medio de nuestra pobre masa. Te encomiendo a José María para que Tú le conduzcas por esta senda si Dios lo quiere. Te entrego a Luis y a Gabriel para el sacerdocio según sean los planes de Dios. Que no se pierda ninguno de los que el Señor me ha confiado. Bendícenos, Madre Santísima.