Skip to content Skip to footer

Madre mía Santa María, te doy gracias porque un día como hoy hace 68 años, un sacerdote me hizo hija de Dios y te pido por él. También, te pido con mucha humildad le pidas al Espíritu Santo me ilumine. Persevero en mi ofrenda al Padre por estos sacerdotes que están sufriendo en silencio y obediencia una cruel persecución. Espero en la conversión de los que tanto daño han hecho y en la Infinita Misericordia de tu Hijo para ellos. Madre mía, tú eres Madre de los sacerdotes, Reina de la justicia, te pido los protejas con tu manto.