Skip to content Skip to footer

Madre mía querida, en esta Pascua de Resurrección danos un Pastor que ame a todas sus ovejas como Tu Hijo las Amó y conoció, sin discriminar a ninguna. Ayúdame a perseverar hasta el fin de mi vida en amar la Santa Voluntad del Padre en ofrenda por todos los sacerdotes que sufren, que Tú sabes quiénes son. Te doy gracias y confío en Ti con Fe y Esperanza.