Skip to content Skip to footer

Acoge en tu seno, oh Madre, a tu sierva Marta Calvo, gran mujer, bellísima persona y excelente profesora. Quede su impronta en centenares de alumnos y su recuerdo en todos los que tuvimos el honor de ser sus amigos y conocidos. ¡¡Hasta siempre, Marta!!