Skip to content Skip to footer

¡Madrecita! Como en Caná, te pido que intercedas ante tu hijo por la restauración de mi matrimonio. Llevo dos años pidiéndotelo y no dejo de pedírtelo, sé que me oyes y no nos desamparas.