Skip to content Skip to footer

Señora, aquí me tienes otra vez, estamos tan tristes, tan tristes, tan tristes que por doler nos duele hasta el aliento. Te pido de nuevo por mi hermana, que no tenga nada malo. Tú que eres Madre, escúchame. También te lo pido por la intercesión de san Josemaría.