Skip to content Skip to footer

Muchas gracias, Virgencita, por todo, sobre todo por los padres y el marido que tengo. Ya sabes la espinita que tengo clavada, cuando tú quieras, lo estaré esperando. Gracias, San Josemaría, gracias por mis peticiones atendidas.