Skip to content Skip to footer

Madre de Dios, proteje con tu manto a las próximas Jornadas de la Juventud. Que sean afirmación de fe para los participantes y sólido testimonio para los no creyentes que miran desde fuera. Ilumina al Papa en esta misión para inflamar los corazones de los jóvenes y que perseveren éstos en amor a Dios.