Skip to content Skip to footer

Queridísima Madre: ¡Me hizo tanta ilusión verte ayer! Sentarme en tus faldas aunque tan solo fuera un ratino… pero fui tan felizzzzzzzzzzzz. Después de 10 meses, mi regalo llegó sin más. ¡Te quiero tanto! que aunque coja iba, todo esfuerzo fue recompensado. Ojalá, Madre, tenga la suerte de volver a verte pero más pronto. No merezco pero te necesito tantooooo. Gracias de todo corazón. Siempre que vuelvo, estoy reconfortada.