Skip to content Skip to footer

Madre querida, Tú sabes que pongo mi vida en manos del Padre, y con amor acepto Su Santísima Voluntad por los sacerdotes, en especial por los que me han inculcado el cariño a Ti, a la Santa Eucaristía y al Santo Padre. Tú sabes quiénes son.