Skip to content Skip to footer

Hola, nuestra Virgen, ¡qué morena y guapa estás! Aquí tu hijo, que intenta ser fiel a tus consejos como en su momento lo fuiste con Jesús, hasta en los peores momentos de su vida. Dame fuerza para que pueda descubrir mi vocación, ayúdame a tener más paciencia con la vida, que tenga el valor de soportar los calvarios que día a día cruzo y que pueda llegar a mis metas.
Te pido paz y fidelidad dentro de mi familia, para que el demonio no nos destruya, pon una barrera a todo enemigo que nos quiera separar, alúmbrale al enemigo con la llama que llevas clavada en el pecho para que se convierta y nos ayude a unirnos mas.
Con tu aliento manda la paz a este mundo lleno de maldades y líbranos de cualquier espíritu maligno. Amén.