Skip to content Skip to footer

Madre, Madre Mía
que guapa estás en este día.
Tus ojos brillan con luz propia,
en tus labios, una sonrisa.
¿De dónde sale Madre tanta alegría?

Te quiero con locura
no sólo por ser mi Madre,
no sólo por ser Hija tuya,
te quiero por ser
lo más grande de mi vida.

Hoy quiero ser rosa escogida
para estar siempre a tu vera,
sentir que marchito con el tiempo,
marchitar contigo.

No te alejes Madre de mi camino
porque soy humana y sin ti, muero.
Caminemos juntas en este trayecto
para así, poder estar más cerca
de tu Hijo.

Madre, Madre Mía,
¡tantas cosas te diría!
Ahora mismo tan sólo sé decirte:
¡TE QUIERO, TE QUIERO Y TE QUIERO!

P.D: De nuevo no salió el plan pero Madre, si Tu quieres, algún día, lo lograré.