Skip to content Skip to footer

Muchas gracias, Señora, porque en mi aflicción me has tendido tu mano. Me has dado fuerza para seguir luchando y para conseguir
vencer esa dificultad tan ardua que solo tú y yo conocemos.