Skip to content Skip to footer

Hola, Madre: quiero decirte que cuanto más me empeño en hacer las cosas bien, no sé, peor me salen. Necesito que me ayudes a ver todo con claridad y quitarme de la cabeza tantas dudas.
Espero que todos los proyectos que voy a comenzar sean para bien y no para disgustos que recaigan sobre mi familia. Bueno, sólo me queda pedirte por mis hijos, ya sabes, y también por mi marido, para que se tranquilice pues si sigue así no sé qué pasará. Gracias, Madre, por escucharme: siempre lo haces.