Skip to content Skip to footer

Madre mía, gracias por estar siempre a mi lado protegiéndome y acompañándome en el camino en los momentos difíciles. Solo tú puedes saber cómo me siento en estos momentos. Te pido que cuides de mi familia, de mis niños. Acompáñalos y protégelos como lo has hecho conmigo. Cuida de mi chico en estos momentos tan duros para él. Dale la fe que le falta. Me gustaría que siguieras a mi lado dándome fuerzas para seguir. Te quiero, Madre mía. No me olvides.