Skip to content Skip to footer

Madre mía, hoy tienes que hacer el milagro. Voy a hablar con él y esta vez tiene que dejarse ayudar, aceptar que no está bien y poner su vida en orden… Hazlo, Madre mía… Mándame una señal de lo que tengo que hacer yo… ¡NO ME DEJES SOLA!