Skip to content Skip to footer

Madre, sé que me has escuchado y ayudado. Gracias, gracias por cómo me haces sentir cuando hablo contigo, te siento y te escucho.
Te pido por mis hijos para que sigan siendo buenos estudiantes y no se alejen del camino de Dios. Ellos son buenos hijos y espero que nunca cambien. Te pido también para que el amor que hay en esta familia no se acabe y sigamos tan unidos todos. Gracias por todo lo que me das.