Skip to content Skip to footer

Querida Madre: gracias por todos esos milagros que estás obrando en mí desde que te conozco. Ayúdame a quererte más y a estar más cerca de tu Hijo. Gracias a ti, desde que conocí Torreciudad, algo ha cambiado en mí, muchísimas gracias por darme la fuerza que necesito y ayúdame para que pueda ser más santa. Gracias, te quiero…