Skip to content Skip to footer

María, Madre de Jesús, defiende a mi hijo del ataque del enemigo. Tú siempre desbaratas todas las herejías del mundo. Acudo a ti, Santísima Virgen, en busca de seguridad. Te encomiendo a mi hijo, dale bendiciones, te lo pongo en tus manos. Gracias, Madre mía. También se lo pido al Beato Juan Pablo II por intercesión de la Santísima Virgen María. Amén.