Skip to content Skip to footer

Madre de Misericordia, socórrenos en la enfermedad de nuestros hijos, en la falta de trabajo de uno de ellos, en el agobio económico de cada día. Todo a la mayor gloria de Dios y el bien de las almas.