Skip to content Skip to footer

Santisíma Virgen Maria, te pongo bajo tu manto a mi hijo. Tócale el corazón, haz que venga a Roma, a la Beatificación de Juan Pablo II. Lo necesita, no le dejes, Madre mía. Haz que reaccione, que se lo piense y venga, ya lo tengo todo pagado. Gracias, Madre mía. Amén.