Skip to content Skip to footer

Madre querida: quisiera agradecerte tantos favores, tantas caricias y consuelos en mi vida. Algunos visibles y otros muchísimos que sólo tu conoces. Ayúdame a llevarte a mis hijos y a todas las personas que conozco a tu Hijo. Ayúdame a querer a mi esposo como quiere ser querido. Ayúdame a atender a mi madre mayor con sonrisas y paciencia. Ayúdame a ser una buena hija de Dios y llegar al Cielo.