Skip to content Skip to footer

Madre mía, pongo bajo tu manto a mi hijo, protégelo de todos los peligros. Envíale el don de la fortaleza, de la paciencia, de la sabiduría, de la fe. Envíale una luz muy grande para que vea las cosas claras. Gracias, Madre mía.