Skip to content Skip to footer

Madre, dile al Señor que quiero ir a Roma en mayo para la beatificación de Juan Pablo II, pero que no tengo dinero y no quiero pedírselo porque siempre me lo da, ¿vale? Así que dile que me deje ir pero que no me dé dinero para ello, que se las apañe como sea, je, je… Para eso es quien es y yo confío en Él y en que me dejará ir sin que le tenga yo que pedir dinero.
Gracias de antemano porque si no voy al final, sé que será por algo bueno aunque yo no lo vea así. Mil besos y no me sueltes, Madre, que sabes que quiero ir siempre de tu mano.