Skip to content Skip to footer

No te olvides, Madre mía, de todo lo que te pedí en septiembre. Seguimos muy necesitados con esta cruel enfermedad de mi marido. Por favor, no desoigas mis súplicas en relación a esto. Confío en ti, Madre, que no quede mi confianza defraudada.