Skip to content Skip to footer

María, Madre de Dios, defiende a mi hijo del ataque del enemigo. Ella sola destruyó todas las herejías del mundo. Acudo a ti, Santisíma Virgen, en busca de seguridad. Te encomiendo a mi hijo, te lo pongo en tus manos. Gracias, Madre mía.