Skip to content Skip to footer

Santa María, te pido por mis sobrinos J. y M., para que no se separen, ilumínalos para que se den cuenta y rectifiquen, en tus manos lo dejo. Por el otro A. que se ha quedado sin trabajo, por el pie que se ha roto, que estas cosas les ayuden a pensar y acudir a TI.