Skip to content Skip to footer

Bendita seas por siempre, Virgen de Torreciudad. Siempre tendrás el agradecimiento de mi corazón por tantos momentos, días, años, que has tenido tantos detalles conmigo. Y hasta te has pasado de mimarme. Gracias. Y lo de mi hijo… ¡¡¡Una pasada victoriosa!!! ¡Aleluya!