Skip to content Skip to footer

Madre del Cielo, te pido por mi marido, para que se convierta, y para que yo no sea una piedra que obstaculice su camino. Ya sabes cuánto te quiero y te pido perdón por no venir más, a pesar de vivir -ahora- tan cerquita. ¡Cuídanos Madre a los dos!