Skip to content Skip to footer

Madre, gracias por este empujón. Ahora te pido que no haya enfermedad ninguna y que pueda tener una vida larga y buena al servicio de Jesús. ¡Que no haya ningún tipo de enfermedad! Te quiero, Madre. Pídeselo a Jesús de mi parte: que no haya enfermedad. ¡Gracias, Madre! ¡Te quiero, Madre!