Skip to content Skip to footer

Madre mía, ¡cuánto necesito que me recojas en tu regazo! Ayúdame, te suplico que cures mi enfermedad. Te pido también que protejas a mi familia. Madre, gracias por mi vocación, te quiero con toda mi alma.