Skip to content Skip to footer

Querida Virgen, Reina de la Paz, te doy gracias por el maravilloso don de la vida que has traído a nuestra familia. Pongo en tus manos este segundo trimestre. Sé que estás siempre a nuestro lado aunque a veces no te veamos.